BUSCAR EN EL SITIO

Inauguración del Museo del Diseño Italiano en la Trienal de Milán

200 objetos, iconos del diseño italiano desde la posguerra hasta 1981, están presentes.

Inauguración del Museo del Diseño Italiano en la Trienal de Milán

El Museo del Diseño Italiano de la Trienal de Milán, con la Dirección Artística de Joseph Grima, se presenta por primera vez en una exposición permanente. Inaugurado durante la Milano Design Week, el Museo del Diseño Italiano fue creado por Stefano Boeri, Presidente de la Trienal de Milán, y el Consejo de Administración de las Fundaciones de la Trienal. La creación del Museo del Diseño Italiano ha sido posible gracias al apoyo del Ministerio de Bienes y Actividades Culturales.
El Museo del Diseño Italiano alberga, en una superficie de unos 1300 metros cuadrados, una selección de las piezas más representativas del diseño italiano, objetos que cuentan una historia de treinta años de experimentación en la que los nuevos materiales, las nuevas técnicas y los nuevos códigos estéticos han cambiado el entorno doméstico de una manera verdaderamente revolucionaria. Organizada cronológicamente de 1946 a 1981, la exposición presenta uno de los períodos más creativos del diseño italiano y de los diseñadores del mundo, el que transcurrió entre la posguerra inmediata y los años del milagro económico hasta principios de los años ochenta, cuando se impusieron en escena corrientes innovadoras como Memphis, que dieron lugar a una nueva era en la producción del diseño.
"La apertura del Museo del Diseño Italiano - dijo Stefano Boeri, durante la presentación - es la primera fase de un proyecto más amplio y a más largo plazo, apoyado por Mibac y otros miembros de la Trienal y acordado con ADI y Assolombarda, con los que la Trienal está formando una asociación. El objetivo es tanto enriquecer nuestra colección a través de políticas de adquisición focalizadas y nuevas colaboraciones con archivos, empresas, escuelas, universidades y museos, como ampliar los espacios dedicados al diseño en la Trienal, con el fin de hacer de nuestra institución el centro internacional más importante dedicado al diseño italiano". El proyecto de ampliación consiste en el lanzamiento de un concurso internacional de diseño que se anunciará en mayo de 2019; la ampliación incluirá nuevos espacios expositivos que podrán albergar toda la colección y áreas de servicios al público, así como una reorganización de los Archivos, por un total de 6.000 metros cuadrados.


La historia del diseño italiano desde la posguerra hasta 1981


Esta exposición, titulada Parte I, pretende poner de relieve las obras y permite conocer la historia y el contexto en el que cada objeto fue diseñado, a través de la exposición de materiales, en su mayoría inéditos, procedentes de los Archivos de la Trienal: fotografías, campañas publicitarias, packaging original. El director del Museo, el arquitecto francés Joseph Grima, ex director de la revista Domus y actual director de arte de la Academia de Diseño de Eindhoven, junto con el comité científico, compuesto por Paola Antonelli, Mario Bellini, Andrea Branzi, Antonio Citterio, Michele De Lucchi, Piero Lissoni, Claudio Luti, Fabio Novembre, Patricia Urquiola ha seleccionado las 200 piezas, verdaderos iconos de la historia del diseño italiano desde la posguerra hasta 1981: de la Superleggera de Giò Ponti a la radio Brionvega de Zanuso, del sillón Proust de Mendini a la Casablanca de Memphis.
En algunos casos, junto a los objetos, se encuentran los correspondientes modelos de madera realizados por Giovanni Sacchi, que fueron cedidos a la Trienal por la Región Lombardía para su almacenamiento, lo que nos permite comprender la evolución del proyecto desde la fase de estudio y desarrollo hasta su creación y producción.
Joseph Grima dijo que la ambición del Museo del Diseño Italiano es ser un lugar de inspiración, según el sentido más antiguo de la palabra museo. Muy a menudo el vehículo de las inspiraciones más intensas y formativas no son los objetos inanimados, sino las voces de las personas que los crearon y la narración de detalles aparentemente banales, que han determinado elecciones de importancia fundamental para la historia del diseño. Por este motivo, también se incluyeron en el itinerario del museo las voces de los autores que crearon los objetos expuestos, a los que se les pidió que contaran de forma sencilla la génesis de sus creaciones y las condiciones culturales a las que cada objeto respondía.
Con el fin de ofrecer al visitante una visión interesante del contexto en el que se crearon las obras, se colocó una línea de tiempo en las paredes que traza los acontecimientos históricos, políticos, sociales y consuetudinarios italianos e internacionales.


 

Tags


EDITORIAL RELACIONADOS